Hormigas

Las hormigas son insectos generalmente pequeños, de colores oscuros o rojizos. Tienen el cuerpo divivido en tres partes articuladas. De la cabeza salen 2 antenas que forman el sentido del tacto y el olfato. Se comunican con las antenas y con unas sustancias que segregan llamadas feromonas.

Son insectos sociales organizados en castas, con reinas, machos y obreras. Viven en hormigueros generalmente subterráneos con muchas cámaras para almacenar la comida y galerías para desplazarse. Muchas especies son carnívoras de otros insectos, existen otras cortadoras de hojas y también recogen restos vegetales, semillas, etc. En general les atrae el dulce. Con todos los restos triturados y saliva forman bolas, donde cultivan un hongo, que es su alimento principal.

Entre las especies con la consideración de plagas se encuentran Tetramorium caespitum, Anoplolepis gracilipes, Camponotus consobrinus, Monomorium pharaonis, Linepithema humile, Tapinoma sessile, Solenopsis invicta, Myrmica rubra y el género Camponotus. Las poblaciones se controlan por medio de cebos de insecticida, en forma granulada o líquida. Las hormigas recogen el cebo como si fuera comida y lo llevan al hormiguero, donde el insecticida se transmite inadvertidamente a otros miembros de la colonia por trofalaxis. El ácido bórico y el bórax son dos insecticidas habituales, al ser relativamente seguros para los humanos. Se puede esparcir cebo por una zona amplia para controlar especies como Solenopsis invicta, que ocupan grandes áreas. Las colonias de esta especie pueden ser destruidas si se sigue su recorrido hasta el nido y se arroja agua hirviendo en éste para matar a la reina. Esto funciona en aproximadamente el 60% de los casos y requiere unos catorce litros de agua por hormiguero

Hay que controlarlas especialmente, porque entran en las viviendas, en almacenes, establecimientos e industrias alimentarias, buscan alimento y condiciones de temperatura favorables. Su presencia es molesta y contaminan los alimentos, los utensilios y los envases. Constituyen la plaga doméstica más extendida a nivel mundial.

Para ello, se deben tapar todos los alimentos, no dejar restos ni derrames a su alcance. Cerrar las grietas y huecos de las paredes; las puertas y ventanas cerradas y bien ajustadas. Las barreras físicas son el mejor control; no obstante, si aún así se detectan hileras de hormigas se debe acudir a los profesionales. Los insecticidas domésticos difunden tóxicos en el ambiente y no controlan los problemas cuando alcanzan cierto nivel.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Formicidae


 

Búsqueda

Banner
Banner