Avispas

Las avispas chaqueta amarilla, papelera y falsa chaqueta amarilla han adquirido una importancia creciente debido a las molestias y daños que causan en los ambientes urbanos y rurales, en actividades que se relacionan tanto con lo turístico como agropecuario (daños en frutas, animales, colmenares e incluso flores). Las especies de avispas que ocasionan las molestias más importantes tienen la característica común de poseer un comportamiento social, que implica la formación de colonias estructuradas en castas con diferenciación de labores (alimentación, reproducción, construcción, protección y sanidad del nido).

Sus nidos están formados por celdillas, en cada una de las que la reina deposita un huevo. Las larvas se desarrollan en esas celdas y dependen completamente de las obreras o adultas que les proveen el alimento. En una etapa inicial es la reina la que busca alimento y, en una etapa de desarrollo posterior de la colonia son las obreras quienes protegen y alimentan a la colonia.

La avispa reina es la de mayor tamaño y la única hembra fértil. El macho vive poco y solo es reproductor. Las más numerosas son las obreras. Estas alimentan a las larvas con alimentos tales como, artrópodos, carnes, néctar, mielecillas y frutas, mientras ellas se nutren de néctar, secreción melífera de áfidos y fluidos de los insectos con que alimentan a las larvas, además de una secreción energética producida por las mismas larvas.

El ciclo completa (huevo, larva, pupa y adulto) dura aproximadamente entre 30 a 40 días dependiendo de la especie. El tamaño de la colonia puede estar compuesto de sólo unos cientos hasta varios miles de individuos.

Su picadura y su mordedura es dolorosa y potencialmente peligrosa, en especial en personas con hipersensibilidad alérgica (shock anafiláctico) - aplique hielo inmediatamente en la zona afectada y asista a un centro médico si es necesario.

Una forma de tratar las plagas de avispas, se realiza mediante la liberación de la microavispa (Sphecopahga vesparum), enemigo natural de la chaqueta amarilla (Véspula germánica), se iniciará el control biológico de esta plaga. La temida avispa, de origen europeo, fue detectada por primera vez en el país en 1974, se multiplicó por millones y merced a su velocidad de desplazamiento, estimada en 300 kilómetros al año, hoy se encuentra de un extremo a otro del territorio, provocando un fuerte impacto en viñedos, frutales, producción apícola y actividad turística.

El pequeño insecto, de alrededor de 5 milímetros, está desprovisto de aguijón, no pica y se alimenta exclusivamente de crías de la avispa chaqueta amarilla, parasitando sus nidos a través de un complejo proceso biológico. Este comportamiento reduce el nivel poblacional y el tamaño de los nidos de la avispa, hasta ahora sin enemigos que la mantengan bajo control."

Fuente: http://www.agroambiente.cl/plagas/avispas.php

 

Búsqueda

Banner
Banner